Un virus que hay que combatir…

Un virus que hay que combatir…

HVF-1 es el responsable de la Rinotraqueítis felina, patología de distribución mundial que puede afectar a diferentes félidos. Produce afecciones respiratorias y oculares muy severas.

¿Cómo se transmite?

Se transmite de forma directa entre animales enfermos o portadores (enfermos que se han curado) a animales sanos. La eliminación del virus se produce por las secreciones nasales, orales y conjuntivales durante una a tres semanas, tiempo que dura el cuadro clínico de la enfermedad.

¿Quiénes son los más afectados?

Afecta con mayor frecuencia a gatos bebés de entre 2 y 6 meses de edad que viven en colonias o grupos ya que el contagio es por contacto directo. Los gatos que se recuperan de la enfermedad aguda pueden desarrollar un estado de portador crónico de por vida y juegan un papel fundamental en el ciclo de la enfermedad, porque son los que mantienen el virus dentro de la población, sobre todo cuando conviven gatos adultos con jóvenes (susceptibles).

¿Cuáles son los factores que favorecen el contagio?

La concentración de gatos y una mala ventilación e higiene son factores que favorecen el contagio. El HVF-1 es un virus extremadamente frágil fuera del gato y puede sobrevivir unas pocas horas en el medio ambiente y los desinfectantes comunes lo eliminan.

¿Es una enfermedad grave?

Hay diferentes factores que determinan la enfermedad clínica y su gravedad. Los gatos jóvenes enferman con más frecuencia, con signos clínicos más graves y mortalidad mucho más alta que los adultos. Las infecciones agregadas de bacterias o virus inmunosupresores como leucemia felina o panleucopenia también intervienen en el resultado.

¿Cuáles son los signos clínicos?

En general el virus tiene mayor atracción por la mucosa nasal y oftálmica (del ojo) por lo que los signos comúnmente son conjuntivitis y descargas nasales (mocos).

¿De cuáles otras enfermedades debe diferenciarse el HVF-1?

Por los signos, esta enfermedad debe diferenciarse de otras dos enfermedades infecciosas respiratorias felinas como la calicivirosis (CVF) y la clamidiosis.

¿Cómo se llega al diagnóstico?

La edad del paciente y las condiciones del ambiente donde vive, unido a la sintomatología nos darán las pautas necesarias para el diagnóstico. También, puede realizarse un examen de células de la conjuntiva del ojo para observar inclusiones intracitoplasmaticas de HVF-1 o estudios serológicos pero no son de gran ayuda en el diagnóstico. Existen métodos de aislamiento e identificación viral a partir de células de la orofaringe o de la conjuntiva que se utilizan para la confirmación del diagnóstico pero solo se realizan en el campo de investigación. (Cultivos celulares, PCR)

Vilisin-H

Es un medicamento a base de lisina, especialmente formulado para gatos. La lisina es un aminoácido esencial, es decir que el cuerpo no puede producirlo, se concentra en los músculos y tiene numerosas funciones biológicas. Contribuye, entre otras cosas, al crecimiento de los huesos, a la formación del colágeno y los anticuerpos, así como al metabolismo de los azucares. La L-lisina inhibe la multiplicación viral, impidiendo que el virus se desarrolle. Además,  facilita la absorción del calcio desde el intestino delgado y tiene efecto sobre los neurotransmisores y por ello la administración de lisina en la dieta, aumenta el apetito.

Comenta con tu cuenta de Facebook