Un año sin parasitosis

Un año sin parasitosis

Para realizar una buena prevención de las parasitosis de nuestras mascotas, ¿es correcto desparasitarlos de “vez en cuando”?,  ¿o hay algunos hábitos que deberíamos cambiar o tener en cuenta?

¿Es correcto desparasitar a nuestras mascotas cada 3 o 4 meses para controlar las parasitosis?

Es muy importante saber que hay parásitos que pueden afectar a nuestras mascotas según la edad, hábitos que tengan y el lugar donde vivan, ya que no es lo mismo realizar un plan antiparasitario en un cachorro que en un adulto, ni a un perro que viva en una casa con jardín que uno que viva en departamento, o una mascota que viva en Buenos Aires y una que viva en Misiones, o mas fino…. no es lo mismo desparasitar un perro que viva en Capital Federal, que a uno que viva en el Gran Buenos Aires como en Tigre, por ejemplo.

Siempre es importante consultar al veterinario, quien sabe los riesgos que corre nuestro perro o gato de infectarse con diferentes parásitos. El mismo diseñará un plan antiparasitario que nos asegure pocas posibilidades de enfermarse, según su situación particular.

Tener en cuenta que:

01Si son cachorros, estarán mas expuesto a las parasitosis que pueda haberle trasmitido su mama durante la gestación o la lactancia, tales como Ancylostomas spp.o Toxocara spp., también a esta corta edad son susceptibles a la infestación con coccidios, parásitos que afectan gravemente al intestino pudiendo producirles diarreas con sangre.

02Si son adultos o viejos van a ser susceptibles a infectarse con Trichuris vulpis, parásito que puede ser peligroso si no es diagnosticado a tiempo, por las graves anemias que produce.

03Hay zonas del Gran Buenos Aires o provincias como Misiones – Corrientes donde nuestras mascotas pueden infectarse con parasitosis transmitidas por vectores (insectos), como dirofilaria o leshmania. Lo bueno es que hay antiparasitarios que pueden darse de forma mensual para prevenir que los perros se enfermen de dirofilaria, parasito que afecta el sistema cardiovascular y respiratorio y también existen collares o pipetas que pueden ser aplicados y nos permiten prevenir la leshmaniosis.

Entonces para algunas mascotas no es correcto desparasitar cada 3- 4 meses porque en el medio de dicho tiempo estarían infectándose de parásitos que no estamos controlando, con lo cual en algunos casos, una desparasitación mensual sería lo indicado.

¿Es correcto recolectar las materias fecales para controlar las parasitosis?

Los excrementos de perros y gatos invaden nuestras veredas, parque o espacios verdes y son un perjuicio para todos, inclusive para nuestras mascotas. No solo no es agradable caminar por los espacios comunes y pisar desechos de perros sino que además hay que saber que los parásitos que afectan a los perros y gatos eliminados por la materia fecal, pueden enfermar a los niños y a otras mascotas. Cuando dejamos los excrementos en el medio ambiente (veredas, parques patios, etc.) permitimos que los parásitos se desarrollen desde su forma de huevo a una forma infectante. Esto significa que aunque nosotros desparasitemos “cada tanto” a nuestras mascotas, esta puede salir a la calle, donde hay materias fecales con formas infectantes, y volver a enfermarse. Entonces recolectar las materias fecales es un hábito importante para el control de las parasitosis.

¿Es correcto realizar periódicamente análisis de materia fecal para controlar las parasitosis?

Hacer análisis de materia fecal periódicamente a nuestras mascotas nos sirve para saber en que situación estamos y evaluar si nuestro plan antiparasitario esta siendo correcto o si debemos tomar alguna otra estrategia de control. También es muy bueno hacer un análisis de materia fecal antes de decidir darle un antiparasitario a nuestro perro o gato, saber qué parásitos lo están afectando. Según el parásito que tenga nos permitirá desarrollar un buen plan antiparasitario, no solo de tratamiento sino también de control y prevención.

¡Buenos hábitos para un año sin parásitos!

A tener en cuenta

• Plan antiparasitario según edad, hábito y lugar donde viva la mascota.
• Colectar las materias fecales.
• Realizar análisis de materia fecal como controles periódicos.
• Consultar al veterinario antes de viajar o visitar ciertos lugares.

Comenta con tu cuenta de Facebook