La Gastritis en perros y gatos

La Gastritis en perros y gatos

La gastritis en perros y gatos es una inflamación y o irritación del tejido que reviste al estomago, y es uno de los trastornos digestivos mas comunes de nuestras mascotas.

Puede ser que se debe a una enfermedad propia del estomago (Gastritis primaria) o ser una consecuencia de enfermedades que afectan a otros órganos (Gastritis secundaria) como por ejemplo enfermedades renales o hepáticas. Pueden aparecer de repente con signos muy graves gastritis aguda o  ser mas leve o desarrollarse más levemente y durante un tiempo prolongado, gastritis crónica. La gastritis es una patología que puede afectar a perros y gatos de diferentes razas, sexo o edad. Esta enfermedad es una afección de la mucosa del estómago cuyo signo principal es el vómito.

Causas de la gastritis:

01 Intoxicación o ingesta de tóxicos como warfarina, pesticida utilizado para control de ratas, químicos domésticos como lavandina, anticongelantes, etc.

02 Ingesta de plantas toxicas.

03 Tratamiento prolongado con medicamentos como antiinflamatorios o corticoides para el control de patologías alérgicas o traumatológicas.

04 Enfermedad de otros órganos como enfermedad renal, insuficiencia hepática, pancreatitis o enfermedades cerebrales que producen indirectamente irritación gástrica.

05 Ingesta de cuerpos extraños como hilo, marlo de choclo, juguetes pequeños, bola de pelos, envoltorios plásticos de comida, pasto o vegetales.

06 Consumo de alimento en mal estado o basura.

07 Parásitos internos intestinales.

08 Infección virales o bacterianas como Helicobacter pylori.

09 Alergias alimentarias.

10 El estrés es otro causante de gastritis crónica.

Signos

El signo principal de la gastritis es el Vomito, el que puede ser de diferentes aspectos: puede ser de comida parcialmente digerida, verde por el contenido de bilis, espumoso blanco o hasta rojo por el contenido de sangre. En casos mas leves el paciente puede hacer movimientos con la lengua como si saborearan algo, con babeo o salivación excesiva. Muchos perros con irritación gástrica comienzan a ingerir pasto.

El paciente presenta poco apetito, decaimiento y dolor abdominal.

Diagnóstico de la enfermedad 

Ante estos signos lo importante  es consultar con el veterinario quien se va a preguntar si hay una causa predisponente como la ingesta de cuerpos extraños (huesos, esponjas, etc.) o si el paciente esta recibiendo medicación que puede producir gastritis o comenzará a realizar los pasos diagnósticos para determinar cual es la causa que produce la enfermedad.

Comúnmente si el paciente es joven o existe la historia de ingesta de cuerpos extraños, serán necesarias radiografías simples o con un medio de contraste para poder visualizar la presencia de objetos que puedan producir la gastritis. Si el paciente es de mayor edad será necesario determinar la presencia de enfermedades que aparecen con la edad como insuficiencia renal o hepática mediante la realización de análisis de sangre y/u orina. Además, en estos animales es habitual la presencia de osteoartrosis con dolores articulares que precisan la instauración de tratamientos con antiinflamatorios presentando mayor predisposición a presentar gastritis.

Para evaluar la gravedad de la afección, en algunos casos, es necesaria la realización de endoscopía para observar la presencia de úlceras en el estomago.

En pacientes jóvenes o añosos hay que investigar la presencia de parásitos intestinales que producen efectos indirectos sobre la mucosa gástrica produciendo vómitos, en estos casos se indica la realización de análisis de materia fecal seriados.

Tratamiento 

Luego del diagnóstico lo primero que hay que hacer es eliminar o tratar la causa que produce la gastritis. Lo que significa eliminar los cuerpos extraños, las sustancias que producen la irritación de la mucosa, tratamiento de las enfermedades renales o hepáticas, etc. Para el tratamiento específico de la gastritis debe administrase drogas que protegen la mucosa gástrica por la disminución de la producción de acido. Dentro de este grupo se encuentra el omeprazol que, a diferencia de otros antiácidos, tiene el beneficio de la administración por vía oral cada 24hs, es la droga de primera elección en gastritis hemorrágicas y ha demostrado tener mejor eficacia para el tratamiento disminuyendo los daños sobre la mucosa gástrica y los signos clínicos como vómitos o dolor abdominal a las 24hs posteriores a la administración.

El uso de omeprazol para el tratamiento de la gastritis en pequeños animales, en el pasado, ha presentado el inconveniente de una correcta dosificación por vía oral porque no podía fraccionarse.

NOGASTROL

¿Por qué Nogastrol se puede fraccionar?

Nogastrol esta formulado con pellets de capa entérica (protección que permite que la droga no sea inactivada) que permite que la droga atraviese intacta el estomago, sin ser degrada, y pueda ser absorbida en intestino y poder realizar su acción.

¿Cuáles son las principales indicaciones de Nogastrol?

Para prevenir o tratar erosiones gástricas inducidas por fármacos ulcerogé-nicos.

Tratamiento de primera elección en gastritis graves, esofagítis insensibles a los bloqueantes H2 y las gastritis por infecciones bacterianas donde se encuentra involucrado el Helicobacter pylori.

¿A qué especie animal se destina?

Es para usar en felinos y caninos.

¿Cómo se dosifica?

 Úlcera gástrica:  1 comprimido cada 10 o 20 kg de peso:   1 vez al día durante 10 y  hasta 30 días.    Equivale a 0.5 – 1 mg/kg.
 Úlceras graves insensibles a  los bloqueantes H2:  1 comprimido cada 10 kg de peso:   1 vez al día durante 10 y hasta  30 días.    Equivale a  1 mg/kg.
 Esofagitis:  1 comprimido cada 5 o 10 kg de peso:   1 vez al día durante 10 y  hasta 30 días.    Equivale a  1 a 2  mg/kg.
 Infecciones con Helicobacter  pylori.  ½  comprimido cada 10 kg de peso:   1 vez al día durante 10 y hasta  30 días.    Equivale a  0.5 mg/kg.Combinado con metronidazol y amoxicilina o según criterio  profesional.
 Úlceras en felinos:  1 comprimido cada 10 kg de peso: 1  o 2 veces al día durante 10  días  o según criterio profesional.  Equivale a  1 mg/kg.

La afección estomacal produce preocupación. Saber reconocer los signos que pueden provocarla es lo primero que hay que tener en cuenta pues resultará de gran ayuda al veterinario. Una minuciosa investigación y la medicación adecuada resolverán el problema.

Comenta con tu cuenta de Facebook