Glaucoma en un gato

Glaucoma en un gato

Se denomina glaucoma a una patología del globo ocular en la que esta aumentada la Presión Intraocular (PIO). Este aumento de la PIO es permanente y sostenido y afecta la visión, provocando una atrofia retiniana muy rápidamente.

Para los estudiantes que lean esta página les recuerdo que la PIO esta determinada por la cantidad de líquido (humor acuoso) que se encuentra dentro del globo ocular. Así como la presión del neumático de un automóvil, equivale a la cantidad de aire que hay dentro de la rueda, la PIO es el equivalente a la cantidad líquido que hay dentro del ojo. En forma muy sencilla podemos decir que a medida que más líquido hay mayor es la PIO y a medida que menos líquido hay una menor PIO.

La PIO normal la encontramos entre 15 y 25 mm Hg, y a partir de 25-30 mm Hg consideramos que hay un aumento de presión. Existen variaciones entre las especies animales y entre las razas.

Se mide mediante unos instrumentos que se llaman “tonómetros”. Dentro de estos hay de dos tipos: 1) de “Indentación” (es una balanza con unas pesas o tonómetro de Schiotz) y 2) De “aplanación” (Tonopen o similares) que son digitales. Estos últimos son más fáciles de usar y algo más fiables que los anteriores, pero también bastante más caros.

El humor acuoso, el liquido que se encuentra dentro del ojo, está en constante renovación. Se produce dentro del ojos en una zona llamada “cuerpos ciliares”, se descarga en la cámara posterior del ojo, atraviesa la pupila y llena la cámara anterior del ojo, para finalmente drenarse por una serie de pequeños orificios (espacio cribado de Fontana) ubicado en todo el recorrido del ángulo irido-corneal.

¿Por qué se produce el Glaucoma?

Lo normal es que haya una alteración a nivel de la salida del humor acuoso en el ángulo irido-corneal. También puede haber una inflamación dentro del ojo (uveítis) que haga que ese líquido inflamatorio tapone la salida o finalmente, que haya una irritación sobre los cuerpos ciliares haciendo produzcan más líquido de lo que es posible evacuar.

Basándose en su etiología, en la forma de presentación y su evolución, se describen dos formas de glaucoma: primarios y secundarios.

Cuándo el glaucoma es de aparición repentina (agudo) produce un dolor muy fuerte que manifiesta cerrando el ojo, hay fotofobia y epifora. El paciente está muy deprimido y quieto. Cuando la aparición es paulatina (crónico) el dolor va apareciendo poco a poco y es de tipo cefalea. El ojo tiene un gran tamaño (buftalmia).

En ambos casos el ojo tiene una congestión epiescleral y midriasis, además del aumento de la PIO.

En el momento que haya sospecha de glaucoma se tiene que acudir rápidamente al veterinario ya que un nivel mantenido de la PIO en valores en torno a 40 mm Hg durante 2 días puede hacer que se pierda la vista de “forma irreversible”, debido a la grave lesión de la retina.

El Médico Veterinario optara por un tratamiento médico o quirúrgico, según el tipo de glaucoma y el momento en que reciba al paciente.

Depende como este ese ojo, lo dañado de que este el nervio óptico y de la rapidez de tratamiento, aunque también es cierto que el glaucoma es una de la mayores causas de ceguera en perros y gatos.

Comenta con tu cuenta de Facebook